El proceso de integración regional no se circunscribe a la integración económica sino que demanda, a su vez, la integración social y cultural de los países de la región. Por ello, se considera fundamental el protagonismo y la experiencia que aportan las organizaciones sociales, sindicales, intermedias y comunitarias.

Para contribuir con el proceso de integración regional en el marco del MERCOSUR en particular, y de América Latina en general, y generar un enriquecedor intercambio entre los funcionarios y la comunidad, desde la Cancillería se coordinan las actividades del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (CCSC). En este espacio se fomenta la participación de organizaciones comunitarias, sindicatos, organismos no gubernamentales, universidades, movimientos sociales, cooperativas y entidades intermedias con la intención de articular actividades y debates que permitan colaborar con el ejercicio de la política exterior de nuestro país y el rumbo del proceso de integración regional.